Últimamente

Escucho Ismael, te escucho vibrar
me eriza la piel
de solo pensar en tus versos
Retozar al admirar tu presencia
quién sos al hablar?
qué magia divina tu voluntad?

Desierto acumulado de tu sed,
el agua que moja los besos que das,
besos prendidos a la palabra.
Te aman,
veneración del que te vive,
enfermedad crónica del compositor
colmado de humildad
de pocos suspiros
de muchas gracias

Las cuerdas guitarra de nubes,
dulzura la zeta de tu lengua
encadena revoluciones y encuentros
pacta el amor,
bebe de tu seno.

El fin de abril,
el cruel invierno,
las hojas caen,
rebotan en la luz que das,
se disipa la bondad
un hilo viaja, cruza los corazones
se posa en cada uno,
somos todos y sos vos.
En los oídos, mentes, pieles
en las flores y los niños Ismael,
estás aquí y allá

Anuncios

Abril

Qué mes enfermizo!
Qué dolor inacabable!
Qué melancolía moribunda!
Te extraño amor, otra vez

Se cierran mis ojos, descanso
Descanso sin descansar
Te tuve tantos días,
Faltas en mi respiración
Eterno mes
Te extraño

Saqué palabras tuyas
Ordené versos a tu espacio
Sos todo lo que necesito
Necesito encontrar tu respiración
Qué gloria tu respiración!
Tu vida existiendo conmigo
Te extraño mi amor

Tu falta es mi llanto
La espera enloquece
No pienso además de vos
Te involucró en todo
Y en todo me faltas
Quiero verte amor!

La reciprocidad es nuestra fé
La bandera del amor
No es más que tu nombre
Escasan las sonrisas cuando no estás
Más carece la caricia que das
Y te extraño, en demasía

Llorando siempre me encuentro
Postrada en la cama quizás
Es el mal de tu ausencia
Y el amor que te tengo
Sueño con el encuentro
Reviviendo la ternura nuestra
Extrañándote siempre un poco más

El fin de abril
Es el reencuentro del amor
La magia que llevo
La luz de la vida
Y la vida
Porque estarás y estaré
Porque te amo ahora , y te amaré después

Quisiera beber tu alma

Quisiera poder besarte los labios
Labios muertos expuestos aquí
Quisiera encontrar tu aroma en mi lecho
Desnudo y volteado hacia aquí
Quisiera cubrir tu espalda con mi mano
Rozar todo tu cuerpo en mis dedos
Aflorar las caricias que te tengo guardadas, esperarte
Esperarte por siempre y
Quisiera beber tu alma

Hoy al fin pude hablar
Decir muchas cosas de vos, extrañarte
Extrañar el ruido que haces al dormir
Las muecas cuando enojas
Quisiera poder verte
Y empaparme de tu sudor
Quisiera tocar tus crines
Hacer que aúlles por las noches
Quisiera beber tu alma, ser vos

Quisiera deslizar mis uñas en tu espalda, arrojar mil besos a tu espacio
Gemir con tus dedos dentro de mí
Quisiera beber tu alma y que tu alma me dé placer

Frenéticamente oírte cantar,
Comer, dormir
Quisiera que estés aquí
Solamente estar
Quisiera cerrar mis ojos y escuchar tus pasos
Absorber cada pedazo de tu piel,
Derramar gotas de amor al verte
Sonreír realizada
Quisiera hablar contigo,
Escuchar incoherencias
Insultos o canciones de amor
Quisiera planear mi vida contigo
Quisiera que no te vayas
Y si nada de esto puedo
Quisiera beber tu alma y completarme de tí.

Oda al sueño

Taparse y dormir
Es domingo
Suenan las campanas,
los niños juegan
Y todo es paz
Sonríe el sol
El día continúa
Todos y sus cotidianidad
Una pierna colada respira
Duerme
Descansa
Y a contraposición
Rebeldía inagotable
Ahí está
Amor al colchón
Hinchado el rostro
Bosteza y estira
Se revuelca en su almohada
Cuasi como nube es
Y decide seguir
Pues es su día y disfruta el porvenir
Sonríe pues descansa
Descansa y Sonríe porque puede
Puede hacer porque libre
Libre se enorgullece
Ama, ama su cama

El niño con pureza, el niño diabolizado

Cambiar el uno por el otro, requiere trabajo

Aléjese de él, se encuentra poseído por el oscuro
y no sigue las normas que aquí constan.
Aléjese, pues de sus ojos salen chispas
y de su piel vapor.
Se centra en su labor y no cesa
hasta lograr su cometido.
Pobre de tí, que piensas quedarte
admirando el espectáculo,
eres la próxima en su lista.
Más de una vez, aléjese de él.

Yo tampoco esperaré, mejor cobarde seré
No quiero ser portavoz de lo que ocurrirá
del campo de batalla,
yo sí, me he de alejar.
Tan solo prr haber sobrevivido
a más de un encuentro,
debo decir que no es de sí mismo que recarga su ira
sino de su pasado
Ni cruces, ni agua bendita, este mal no tiene cura
Aléjese mientras pueda.

Si querés seguir viéndolo, sera mejor esconderte
Porque si él logra verte,
seguro no tendrá compasión
Te preguntas que tanto sé, que tanto conozco al niño
qué tanto puedo combatirlo
y no encuentras respuestas.
Un buen guardián conoce sus males, sus pesadillas
y sus enemigos
Por eso es que te aconsejo, aléjate de él.

Alguna vez intentó matarme,
pasar sus males hacia mí
para no sentirse tan solo
Pero no logró, al menos eso sigo creyendo
y es evidente que no somos de lo mismo.
Es verdad que no me mató
Aún no sé que es peor!
Las heridas son hermanas del recuerdo
y esto no hace más que golpearte la cara
Él no olvida, pero yo tampoco
…y con eso es difícil respirar
Creo que sobra tiempo, si te cubro
tal vez, te alejes y puedas vivir.

Ya sabés de qué está hecho,
ya sabes lo que te puede quitar
no te piensas alejar?
Qué masoquistas podemos ser, ciegos, ciertamente
Qué no entendés cuanto amor te tengo?
Qué cuánto te mueras, muero contigo?
Qué no dejar que te vayas es mi único propósito?
Si algo de eso entendés, sabes que debes correr ahora!

Más que de mí, vine a cuidarte
Hoy puedo morir feliz, si lo hago por vos
Aún nos mira pero no irá por ti
al menos hasta terminar lo que empezó
Hay tiempo…siempre hay
Tuve la oportunidad de irme sin pasado,
pero ni pensé en ello
porque todo lo que tengo;
todo, malo y bueno, lo tengo acá.
Aunque vos seas una, por vos voy a esperar.

Sabés que nunca te dije lo que pasó
porque creo,
sería inminente tu culpa
y jamás quise verte caer.
Tampoco hoy he de hacerlo
pero en cambio, debes alejarte
Ya cambió su mirada, sus pasos hacia mí
Corre!, corre!

En cuanto a vos…
otra vez tendré el placer de verte enojar
pero hoy, más que eso, vas a caer

Te veo y me provocan náuseas, y lástima
Cree que puede vencer, pero ya no…
…no estamos hechos de lo mismo
lamentable:
patético niño rojo de enorme cola!
Mis bases tienen dignidad, amor e inteligencia;
la tuya no
Entendiste, qué bien!,
mi poder se fortaleció!
Todo mal, de algo sirvió al fin!

En algo parecidos debimos ser,
de tu maldad adquirida niño diabólico
y de la mía
A vos también te hicieron el mal,
que vos a mí
Quién diría que un niño con pureza
lograste ser!
Como la que me quitaste,
te quitaron también
Pero no te admiro ni tengo compasión
tu ignorancia te llevó a ser eso
Mi energía, a dejarte sin aire
al último puñetazo que consagró mi victoria
Hoy tengo todo, vos nada
una elección puede cambiar una vida.

Los colores del mundo

Redacta las capas oceánicas

con un pincel audaz

Cerdas capaces de crear vida,

las hazañas marcadas,

la caricia color verde

y las tardes a solas, plenas

Envidio y ofrezco los colores del mundo a cambio

Extiende la brocha y toca su mano

cierra los ojos

siente un cuerpo dentro del suyo

lo imagina eterno, como el arcoíris,

cual acuarela en el mar.

Quién pudiera oler su cabello a las tres a.m

y quién contagiarse de su presencia.

Quién colmarse con el silencio,

silencio compartido

…puede amarlo.

Envidio y ofrezco los colores del mundo a cambio

Él le da vida, y ella asimila

Larga un te amo repetido,

cuasi ingenuo, sin segundas

ni mil, ni miles intenciones.

Sin imaginación

Libre.

Lo más verídico que logro expresar

Envidio y ofrezco los colores del mundo a cambio

Y la bomba cuando el amor

explota cercana a sus cuerpos

los colores se disuelven y mezclan

Y los abrazos son dibujados

por la lengua,

rozando los labios,

presionando el lápiz,

sudando sobre la tela.

La magia de la resina sobre sus ojos,

despertando los pigmentos corpóreos

abriendo los poros

proyectándose sobre la boca,

lo puedo ver aún,

carmín para exagerar.

Quién creó a ese ser amaderado,

rígido y suave…

seguramente goza del usufructo de esa gracia

Envidio y ofrezco los colores del mundo a cambio.

 

Doce del doce

(Se completaba casi un año de aquel encuentro extraño al final del dosmilcatorce).  11642083_10204331605070738_1472784733_o

Comenzaron por hablar de músicas, como la gente en general. Hasta que un día, él simplemente se propuso conocerla, y ni siquiera preparó su llegada, ni quiso analizar el terreno antes de plantarse frente a ella. Se lanzó al encuentro.  Podría decirse que eso es algo demasiado arriesgado en estos días, pero he ahí el qué de la cuestión: qué pasó por su cabeza al viajar para verla, en tono de sorpresa…quiso ser su presente de navidad quizás, eso siempre pensé.

Él siempre me cuenta el día en que la vio caminar por la calle de en frente ese día, sin verlo dio saltitos sobre la acera, y es un recuerdo vívido para él ( aún no se habían visto a la par). Y cuando pienso en ellos, pienso en los momentos que pueden tener unas personas con otras, más allá del vínculo, pienso en el tiempo que se dedican a conocerse, a admirarse y dejarse atravesar por el otro.

Ella recuerda casi todo, supongo tal vez, por ser mujer, no puede evitar los detalles …del primer beso que fue a escondidas para poder tener algo de intimidad dentro de la multitud, de las frases que él le dijo, su increíble memoria fotográfica que captaba, filtraba, guardaba y recuperaba información constantemente.

Me pregunto si  realmente se conocieron por casualidad, o si algún conocido jugó papel de Dios en su historia. Me impresiona, que una persona como ella, a la cual todos la describíamos como fría y recia, se dejó atravesar por ese muchacho de tal forma que llegó a amarlo de la forma más humana que puede existir, amando sin límites, entregándose por completo.

Aunque no debería poner en cuestionamiento el poder carismático que carga éste, pues el más hosco se deja atrapar por su magia. La habladuría es casi como su tarjeta de presentación, el encanto que exhala es sobrenatural, es un ser sumamente libre, en su forma de expresarse, de caminar, de comer.

Cierto día, almorzando los tres, no pude evitar atarme a lo que encendían a su alrededor cuando se miraban. Una imagen relamida podría decirse, pero a su vez inexplicable. Cualquiera que estuviere allí podría entender.

Él estaba sentado de una forma muy relajada en su asiento, con las manos sobre sus rodillas, mirando al frente, inerte. Yo, frente a él. Entonces le hablé unos segundos y no contestó, por lo tanto me permití el silencio y presté oídos a lo que decía su cuerpo y el ambiente; y no pude evitar sentirme sujeto a su órbita . Se escuchó una silla correr, ella se sentó a su lado, él la siguió con la mirada hasta completarse el acto. Ella bailó con su mano sobre el cabello de él dos veces.  Fijaron la vista uno en el otro y sonrieron.

Así debe sentirse el amor, pensé. Un año después de conocerse, seguían adorándose y eso es vida, son afortunados de haberse encontrado.